ADMINISTRACIÓN
Últimos temas
» Entre espumas de colores || Libre ||
Dom Nov 18, 2018 7:29 pm por Mr. Gallant

» Nueva victima || Libre ||
Dom Nov 18, 2018 8:41 am por Kai Anderson

» Atrapado en otro cuerpo || Zoe Benson || flashback
Dom Nov 18, 2018 7:27 am por Zoe Benson

» El hotel de la muerte|| James P. March
Sáb Nov 17, 2018 11:31 pm por James March

» Jayne Fox ID (En Proceso)
Sáb Nov 17, 2018 5:39 pm por Papa Legba

» Colin Gray ID
Sáb Nov 17, 2018 5:34 pm por Papa Legba

»  Petición
Vie Nov 16, 2018 9:56 pm por Papa Legba

» Registros de PB
Vie Nov 16, 2018 9:49 pm por Papa Legba

» Registros de Grupo
Vie Nov 16, 2018 9:48 pm por Papa Legba


Nueva victima || Libre ||

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Lun Oct 01, 2018 10:49 pm
Murder House  | 22:57 / | 1/10

Se queda pensando en todo lo que acontecido estos días, y no dejaba de darle vueltas a las mismas cosas buscando una respuesta de todas ellas. Creía que todo sería diferente pero parecía que empezaba a torcerse las cosas. El rubio se sentía voluble a la situación, y la ira empezaba a hacer mella en el joven Langdon que no era capaz de controlar su temperamento. Recordó a su madre quien no dejaba de decirle” Eres débil, y sensible “apretó los puños con fuerza se puso de pie.

-¡No! –la voz de Nora provenía de las escaleras –Esto no está bien –Tate se acerca para ver que le pasaba a la dueña de la casa, quien se aferraba a su pañuelo mirando como habían dejado todo los nuevos vecinos. –Nuevos vecinos. –se da la vuelta para cambiar de expresión señalando los muebles nuevos que había en la salita con un monto de cajas abiertas a su alrededor. –Quiero que vuelva a ser como era antes –confesaba con cierta nostalgia cuando aquel lugar era su hogar. Ahora estaba habitada por personas que no eran de su época, sino de otra diferente, una en la que Nora Montgomery no se sentía agusto.

-Yo me ocupare de ellos –Ella se vuelve a aferrar a su pañuelo, se queda mirando al rubio y luego vuelve a darse la vuelta con la mirada perdida, como si estuviera recordado algo y no supiera en ese instante de que se trataba –Mi bebé –dice de pronto.

Tate se había acostumbrado a las lagunas de Nora, a veces recordaba otras tantas olvidaba todo lo que había hecho. Al joven también le pasaba muchas veces no recuerda como murió o acabó en aquella casa. Pero no solo a ellos les pasaba igual. A todos los espíritus que había allí no recordaba daba de lo sucedido. –Yo me encargo, y tendrás a tu bebé. –La mujer asiente con lagrimas en los ojos. Recordando lo que se le arrebataron de sus manos, su bebé, quien no pude salvar de las manos de su agresor quien descuartizó al niño por venganza tras enterase de que su hijo había muerto porque Charles, marido de Nora, le había ayudado a abortar a su novia. Nora llora la pérdida de su bebé que la vida le arrebató de manera injusta.

Tate tras hablar con Nora decidí ponerse el traje de látex, y visitar la habitación de la nueva inquilina quien se encontraba distraída mirando la televisión –Que llevas puesto cariño –dice riéndose. Sorprendida de ver a su marido con un traje de láxter negro al pie de la puerta-  No, en serio ¿De dónde lo has sacado?  Te queda sexy -Le acaricia suavemente con sus manos –Quieres que me ponga cochada para que me folles con ese traje ridículo. –Tate no hace nada, se queda ahí mirando a la mujer que empieza a deshacerse de la ropa para quedarse desnuda frente a él –porque no vienes me penetras. Me das duro. –él la embiste contra la cama agarrándole de las muñecas que coloca por encima de su cabeza –así rudo, me encanta. Follame, si, si. –La embiste de una sola vez metiéndosela por completo, siente la calidez de la mujer rodeado su miembro que constantemente entra y sale del interior de la mujer, que se retuerce de placer por cada penetración. La mujer se aferra al látex queriendo arrancárselo, se excita mucho creer que su marido la estaba follando, pero era Tate quien lo estaba haciendo.

Ella gime ruidosamente se arquea, no puede más, finalmente se viene con el que también se ha venido en el interior de ella. –Debemos de repetirlo

Luego sale de la habitación para descubrirse el rostro, se mira al espejo y ve lo que acababa de hacer había tenido relaciones sexuales con una mujer mucho más mayor, pero no le importaba porque su objetivo principal era cumplir la promesa de Nora.



Con X Personaje
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Sáb Oct 06, 2018 6:43 am
Cuando deseas que algo quede bien hecho la única opción es hacerlo tú mismo, o como mínimo, predicar con el ejemplo, eso es lo que me estaba encargado de hacer con mis nuevos discípulos, la mayoría de ellos eran de fiar, tenían fe ciega hacia mí y eso era justo lo que necesitaba, fieles soldados, peones que poder mover en mi pequeño tablero de ajedrez. Aunque el ajedrez es una puta mierda, lo que yo hago sigue un propósito sagrado, es una misión divina que me ha sido otorgado, más que eso, mucho más incluso, es algo cósmico, porque yo soy cósmico, y el mundo reconocerá mis aportaciones a la humanidad mucho después de mi muerte, incluso se harían monumentos en mi honor.

Pero como todo, los grandes cambios comienzan en pequeño, y así era yo justo ahora, con mi pequeño grupo de seguidores, estas últimas semanas me había estado esforzado en demostrarles los beneficios que tenía seguirme a mí, en maravillarlos con mi divinidad, ahora comenzaba a recolectar los frutos de mi labor. Esta sería la primera operación delicada a en la que nos embarcaríamos, aunque de delicada tendría poco, no es que el asesinato fuera a representar alguna dificultad, sino que debía estar preparado para liderar con la posible cobardía de alguno de mis súbditos, nunca faltaba el maldito cobarde, una manzana podría que si no se elimina a tiempo puede contaminar a las demás.

Como de costumbre ya di un discurso a mis fieles siervos, ahora nos encontrábamos agazapados en la oscuridad, vistiendo nuestros disfraces.- recuerden el plan hijos míos,  nos llevaremos a los detractores, ellos serán exhibidos públicamente.- estaba confiado en que todo saldría bien. Debía ser así.

Como legionarios ingresamos a la enorme propiedad, la puerta estaría cerrada pero veníamos preparados para todo.- Haz lo tuyo Bala de cañón.- Me aparto para dejarle espacio; él era uno de mis adeptos más antiguos, además de un hábil cerrajero, sería muy útil cuando nos embarquemos en proyectos más grandes. En menos de un minuto la puerta estaba abierta, la pareja que aquí residía se acababan de mudar, aun no tuvieron ocasión de instalar mayor seguridad y jamás la tendrían.

Con el máximo sigilo nos movemos dentro de la enorme casona, en buscando de habitación en habitación hasta dar con el dormitorio, donde la feliz pareja estaba durmiendo, hermoso sin duda, y me basta un simple gesto a mis súbditos para que ellos se encarguen de destruir esta ridícula imagen, ayudándose de costales les cubren a ambos la cabeza con una habilidad ensayada. Los dos gritan, forcejean y luego suplican pero todo sería en vano, con gran facilidad mis chicos terminan de amordazarlos, sería mucho más si pudiésemos matarlos aquí mismo, pero eso no lograría el efecto que yo aspiraba provocar en las masas, no, porque cuando al amanecer encontraran los cuerpos agonizantes de lo que alguna vez fue un perfecto matrimonio, mutilados y con las viseras de fuera pero aun aferrándose a la vida, entonces, sabrían lo que es el verdadero terror.- es hora de irnos.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Sáb Oct 06, 2018 5:03 pm
Murder House  | 1:00 / | 1/10

Se encontraba en el sótano quitándose el resto del traje de  láxter  para volver a ponerse la ropa que siempre llevaba puesta. Fue entonces cuando escuchó los pasos de un grupo de personas que subían por las escaleras de la casa. Al ser una casa tan antigua, con un simple movimiento hacer crujir la madera de las escaleras que daba al piso de arriba.

Tate sube las escaleras apresurado se queda mirando la escena en silencio. De hecho les acompaña, sin que ellos pudieran verlo, sin saber que estaba frente  a un fantasma que llevaba tiempo  atrapado en aquella maldita casa. La familia tras percatase de la presencia de las personas con trajes de payasos que de forma inesperada interrumpieron en su hogar, comienza a gritar, y suplicando por su vida, mientras sus atacantes no tuvieron ningún reparó en cubrir sus bocas con pañuelos para silenciarlos de ese modo.

El matrimonio acaba amordazada mirando con los ojos desorbitados a los payasos, con esa expresión de incertidumbre en la mirada tanto de la mujer como del hombre, a quien le obliga a ponerse de rodillas en el suelo.

Entonces uno de los payasos se da cuenta de que en la habitación no estaban solos. Había dos enfermeras detrás, una con el rostro cadavérico mirando al que tenía el cuchillo en su mano, la otra con el vestido de enfermera y presentado evidentes agujeros de las puñaladas que había recibido por su atacante en el pasado. –No te preocupes están muertas. –le dice el rubio apareciendo detrás de él - Pero no son inofensivas –le confiesa susurrándole al oído.

El tipo da dos pasos hacia atrás y salen corriendo tropezando con una pelota que había en el pasillo, donde aparece Beauregard  asustando  aun más al tipo que sale corriendo escaleras abajó con su amigo. –Bum –los otros también salen despavoridos a excepción de que parecía líder que se mantenía en su lugar, sin intimidarse demasiado de todo lo que había pasado a su alrededor. – ¿No te dan miedo los fantasmas? –Le pregunta Tate dando vueltas  a su alrededor para luego sentarse en unas de las sillas. –Yo también era como tú. Alguien que intentaba cambiar el sistema en el que vivimos. Pienso que este mundo está lleno de porquería, y necesita que alguien lo limpie. –Rememora un instante los rostros de aquellas victimas de Westfield. Toda aquella sangre por el suelo.- ¿Vas a matarlos, verdad? Porque no lo haces frente a mí. Hace mucho que no veo un asesinato en esta casa. El último que presencie –

Aguarda un momento de silencio intentando recordar algo. Pero por mucho que se esforzara no recordaba demasiado, solo pequeños fragmentos de su pasado en la casa –No lo recuerdo… Es lo que tiene estar atrapado en esta casa te hace olvidar lo que hiciste. –Se levanta para mirar a la mujer que lloriqueaba con la mordaza en la boca, y su marido quien intentaba deshacerse de las cuerdas –Míralos. Tienen miedo, y la incertidumbre empieza a devorarlos como un gusano gigante. –Le sujeta el rostro a la mujer  –shh. No tengas miedo ¿Oh, sí? –una sonrisa diabólica aparece en el rostro angelical de Langdon.    



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Mar Oct 09, 2018 10:22 am
El divino creador suele actuar de maneras misteriosas, justo como ahora, por un momento todo marchaba bien, a la perfección cabe decir, después de todo habíamos tenido una planeación adecuada sin  mencionar que la divinidad apoyaba nuestra noble causa, pero luego todo se fue a la maldita mierda. ¿Quién demonios se supone que eran esas enfermeras? Con ese atuendo bien podrían ser malditas putas disfrazadas para Halloween, algo así jamás podría asustarme, joder claro que no, pero lamentablemente no podía decir lo mismo de mis siervos quienes pronto salieron corriendo despavoridos, más cuando a nuestras espaldas hablo un joven que segundos antes no estaba allí.

Mientras todos mis hombres huían como zorras con una verga en el coño yo permanezco allí, parado e impasible, la mirada un tanto desorbitada pero a la vez procurando centrar mi atención en ese joven. ¿Sería acaso un enviado del señor? Tal vez el mesías que descendió a la tierra para confiarme a mí los más grandes secretos del universo.- ¿Eres un fantasma? Por favor, yo no creo en eso.- En ese momento me retiro la máscara de payaso, total que sentido tenia llevarla ahora, el plan estaba siendo una mierda y había quedado solo, sin contar a la pareja que aun yacían amordazados y a ese joven que lucía tan tranquilo aun con toda la situación que tenía enfrente.

¿Qué puta mierda está sucediendo aquí?.- con ademan cansino jalo del cuello de mi traje para abrirlo un poco más, me preguntaba remotamente si ese joven iría a intentar matarme a mí, o tal vez fuese amigo de la pareja, pero esa última opción no parecía demasiado probable por su forma de actuar, con una total indiferencia al terror del matrimonio.- sí que pienso matarlos, pero no aquí.- Suspiro profundamente, echo hacia atrás mi cabeza a la par que daba unos pasos en rededor, mi paciencia si estaba agotando.- No lo entiendes, pero esto. Esto.- Hago un ademan con la diestra señalando a los dos cuerpos temblorosos.- Es mas importante que cualquier mierda que te pueda pasar por la cabeza, es una demostración, será una señal divina para los rebaños de que no están seguros. Las personas sintieran el miedo apoderarse de ellos al contemplar el verdadero horror, y entonces, cuando el miedo les domine y se destruyan a si mismos yo podre surgir como el salvador, el único  capaz de rescatarlos de sus propias miserias.

Me exasperaba demasiado que la gente no alcanzara a comprender mis ideales, pero al mismo tiempo no podía culparlos, estaban demasiado sumidos en su propia miseria, enceguecidos por sus políticos que hasta ahora no han hecho más que encandilarlos con falsas esperanzas que hasta ahora no han visto la luz, aunque algo me hacía pensar que este joven tal vez, solo tal vez, fuera capaz de comprender mi visión, por lo menos hasta ahora me agrada de él la naturalidad con que estaba tomando todo.- Mi plan no puede ser perturbado aun a pesar de la cobardía de mis guerreros.- me molestaban demasiado los incesantes gimoteos de la puta esa así que le doy un buen puntapié, así que al menos tuviese un verdadero motivo para llorar.- Ya cállate zorra, igual pienso matarte.- ante eso sus lloriqueos se intensifican junto con los intentos de insultos de su esposo, como si eso pudiese afectarme en lo más mínimo.

Pareces un tío legal, porque no me dices tu nombre.- sonrió dirigiéndome al joven rubio, entre más tiempo pasaba mas sentía que podría llegar a agradarme.- yo soy Kai, aunque mis siervos deben llamarme Gran Lider, pero ey! tranquilo.- exclamo extendiendo las manos hacia el.- no tienes que llamarme de ese modo, tu no luces como alguien tan simple que solo pueda tener un propósito postrándose a mis caprichos, no, tu pareces ser alguien interesante, con mente propia. Te diré algo, cuando alguien se gana mi respeto yo daré todo por él, no dudaría en ofrecer la vida misma si con eso le doy felicidad
.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Mar Oct 09, 2018 7:22 pm
Murder House  | 1:20 / | 1/10

Tate se queda observando al hombre detenidamente que tenía frente a  él. Quien parecía tener cierta  curiosidad, por saber si era un fantasma como los que había presenciado hace un momento en la habitación. –Sí, lo soy. –El desconocido finalmente retira la máscara de payaso  mientras se apartaba el cabello del rostro con una mano. Tate podía intuir por la forma de expresarse que parecía bastante afligido. Quizás porque pensaba que todo iba a salir como había previsto desde el primer momento.

–No parece que tengas miedo a lo desconocido –Se acerca mirando la máscara de payaso que llevaba en la mano aquel joven con el cabello pitado de azul, y los ojos desorbitados, parecía temblar  el labio mientras le hablaba. El rubio observa como actuaba cada momento mientras se intentaba explicar este de la mejor forma que sabía, expresando el verdadero propósito por el que estaba allí. –Te entiendo. Yo siempre he pensando que este jodido mundo necesita una limpieza.

Necesita que alguien los lleve a un lugar menos socio y decadente. Apartarlos del pis, y de el vomito de la sociedad –
Le dijo  con franqueza mirando a las victimas amordazadas lloriqueando por su patética existencia. Esbozó una sonrisa al escuchar al tipo hablar sobre cosas que no llegaba entender del todo.

– ¿Señal divina? ¿Te crees esa mierda? –Le pregunta con el ceño ligeramente fruncido. Tate no era muy creyente, nunca lo fue, siempre había pensando que el mundo era un lugar socio. Recuerdos vienen a la mente de Tate de toda aquella sangre derramada. Esos rostros ensangrentados pidiendo clemencia o respuesta ¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste? Cierra los ojos con mucha fuerza. Intenta controlar aquellas visiones que lo atormentaba constantemente en su cabeza.
Vuelve a mirar a la pareja, había terror en aquellas miradas e incertidumbre que empezaba a apoderarse de ellos de inducirles a un estado de nerviosismo, conforme pasaba los minutos allí sin saber que pasaría.

Se echa a reír como un demente  ante lo que acababa de decir con respecto a sus compañeros, que despavoridos habían huido de la escena en cuanto sus ojos presenciaron la verdadera muerte frente a ellos –Esos guerreros necesitan disciplina. Mano dura para que aprenda una elección. Tú pareces más centrado en tu objetivo. No tienes miedo a la oscuridad   -dijo, tras examinar como había reaccionado en cuanto los espíritus de la casa aparecieron frente a él, ni se había inmutado en lo más minino.

Tate no dejaba de sonreír cuando el tipo le da un puntapié a la mujer que lloriqueaba en el suelo –Por qué no le cortas la garganta. Esa zorra se la chupa a su amante mientras su marido está afuera. Luego la muy puta se vuelve acostar con su marido. Fingiendo que es feliz cuando no lo es. A esto hemos llegado. Si amas a alguien no debes lastimar.  –Ella escucha a Tate se pone aun más nerviosa lloriqueando, deseando que aquello pasara de una vez por todas, a pesar de todo, ya no tenía nada que perder.

-Yo soy Tate Langdon. –Esbozó una sonrisa cuando le comenta que le parecía un tío legal. Le estrecha la mano con firmeza con una sonrisa de medio lado–Tú también pareces legal Kai.  Desearía ayudarte a acabar con esta escoria. Volver a sentir esa liberación tras arrebatar una  vida. De la gente que solo ensucia más este mundo, con sus ideales, falsedades, creyéndose capaces de ser felices. Todos ellos se merecen morir.

Este mundo en el que vivimos es una porquería Kai. –
se separa para luego darse la vuelta para sentarse en la cama. –Lo bueno de ser un fantasma es que te enteras de cómo nos auto convencemos de que nuestra vida es maravillosa. Cuando en realidad no deja de echarse mierda encima. Crees que no se merecen un castigo. Haz que se calle esa zorra. ¡Ya cállate! –le grita colocándose las manos en la cabeza. –Estas visiones. No me deja pensar con claridad




Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Jue Oct 11, 2018 10:07 am
Es un placer, Tate.- nombre interesante sin duda, y decirlo yo que mi familia tenía nombres demasiado fumados era mucho.- Te lo agradezco amigo, ya sabes, solo soy alguien que aspira cambiar el mundo, destruir esta sociedad de mierda y tal vez convertirme en el líder de la nueva era.- quien diría que podría ser tan agradable charlar con un fantasma, mejor que con la mayoría de la mierda que me rodeaba eso es seguro, incluso mejor que la zorra de mi hermana que con todas esas ideas liberales y sobre la mujer y no sé qué putas era un verdadero dolor de culo.- Es una lástima que estés muerto hermano, porque me encantaría poder tener un colega como tu.- dirijo una mirada hacia mis dos víctimas, era difícil de creer que aún no se callaran, a estas alturas ya deberían haber comprendido que nadie vendría a salvarlos.

Así que como fantasma haz estado observando mucho a estos dos inútiles verdad?.- paso sobre los cuervos temblorosos para volver a aproximarme un poco más a Tate, viéndolo de cerca era solo un adolescente, me impresionaba gratamente que una mente tan joven fuese capaz de compartir mis ideas revolucionarias.- si yo fuera tu querría morirme nuevamente a tener que observar las infidelidades de esta zorra vieja.- camino hasta estar frente a frente con el joven rubio, tomo sus manos entre las mías, alzándolas, pegándolas a mi pecho a la par que me aseguraba de que me estuviese observando.- tu alma es noble, yo ahora mismo no tengo una relación estable, me gustan las mujeres, adoro los coños, ensartarme en ellos y hacer que las muy putas me hagan la comida, pero tú, tu.- llevo mi diestra a su rostro, gentilmente lo alzo un poco más, así nuestros ojos pudieran encontrarse.- tu eres diferente, y estoy seguro de que si pudieras permanecer a mi lado jamás me dejarías, no serias como esos sucios traidores que solo están esperando un momento para apuñalarme en la espalda.

En muchas ocasiones mi actuar parecía demasiado improvisado, eso llegaba a inquietar aunque del mismo modo era parte de mi carisma. Yo actuaba guiado por un impulso, como si fuese una voz en mi cabeza que me indicaba los pasos a seguir para convertirme en un gran líder, y ahora mismo fue esa voz la que me impulso a inclinarme y besarla lentamente los finos labios del otro.

Jamás me imagine lo que sería besar a un fantasma, pero ahora que lo hice puedo decir que es de puta madre, fácilmente podría empalmarme con un poco de motivación.- Espero que mi comportamiento no te incomode, es mi manera de hacerte ver que te considero alguien especial.- Luego de un momento en que nuestros rostros habían estado a solo un palmo de distancia termino de apartarme, nuevamente dirigiendo la mirada a mis víctimas. No entendía la razón, pero Tate de pronto parecía haberse alterado con sus gimoteos. Para mí no tenía sentido, pero si era algo que le molestaba debía parar de inmediato.

Tomo el cuchillo que guardaba en mi pantalón, empuñándolo sin titubear lo uso para encajarlo repetidas veces en el estómago de la zorra. Sus gritos al instante se intensifican, aunque ahora no eran solo de miedo pues el dolor, el horror mismo la habían desquiciado, podía adivinar que continuaría gritando de esa forma hasta quedarse muda, o bien morir desangrada, lo que ocurriera primero.- Esto no era parte del plan original, pero si su presencia te está incomodando no seguiré, no quiero hacer nada que te haga sentir mal.- después procedo a repetir la operación con el esposo, lo apuñalo en el estómago unas 5 veces, tal vez algunas más. Lo maravilloso de apuntar al estómago es que allí tardaban bastante en morir, tenía tiempo suficiente de sacarlos de la casa y ponerlos a media carretera. El efecto logrado no sería el que yo deseaba en un principio pero peor es nada, con algo de suerte para cuando los encontraran aun estarían vivos, pero insalvables por supuesto.- estas demasiado afectado como para ayudarme a sacarlos? Me conformo con que lleguen al primer piso.- Como el hombre sería el más pesado lo cargo echándomelo sobre el hombro, sus viseras comenzaban a salirse por los agujeros. Ya había dejado de forcejear.- venga hay que ser rápidos.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Jue Oct 11, 2018 2:33 pm
Murder House  | 1:30 / | 1/10

Se queda en silenció escuchando a Kai quien parecía haberse dado cuenta de la situación en la que ha estado viviendo Tate, tras descubrir el adulterio de esa zorra en aquella casa, a escondidas de su marido, quien no se había percatado de ello. Anderson se acercaba más al rubio que no se inmutaba, parpadeaba mirándole detenidamente. Parecía bastante impresionando ante el comportamiento de Langdon  que había mantenido hasta el momento.
Esboza una sonrisa ante el comentario del líder quien parecía leerle la mente al rubio –Te llegas a acostumbrar. –le confiesa mientras el otro se acercaba para agarrarle las manos que apoya  en su pecho mientras le clavaba la mirada. Había algo bastante familiar en esa mirada que le recordaba a él, solo que este era mucho más mayor, y Tate solo era un adolescente de 17 años de edad.

Kai le confiesa sobre sus relaciones con las mujeres y el rubio se echa a reír cuando este le admitía que le encantaba los coños y ensartarse en ellos. Se estremece un poco cuando le acariciaba el rostro. Había una esfuerza invisible que parecía unirles no se trataba sexual, ni demente, ni él mismo era capaz de expresar aquella extraña sensación de liberación que sentía al estar al lado de alguien que lo entendía. –Sera porque pienso como tú con respecto a tu política.  –El mayor se acerca para rozar suavemente sus labios con el joven que se estremece ante el tacto. Lo besa con intensa, pero esta no se aparta se sienta bien a su lado deseaba que avanzara que le liberara de las imágenes de sangre y matanza que a veces le atormentaba.  A pesar de no gustarle los hombres, a Tate siempre le habían fascinado la pornografía gay, lo ponía cachondo. –No, está bien. Aunque eres el primer hombre que me besa en la boca. –Exhala un profundo suspiró colocando sus manos sobre los hombros del mayor con su frente pegada a la suya, una sonrisa asomando en su rostro angelical.

Kai se separa para sacar el cuchillo que guardaba detrás de su espalda. La victima amordaza comienza a patalear a intentar agredir a su agresor. Este no duda en apuñalar a su víctima repetidas veces en el estomago. La mujer grita con la mordaza en su boca pero pronto deja de hacerlo mientras se convulsionaba ante el dolor que estaba experimentando en ese instante.  Tate se levanta se queda observando a la mujer, y a Kai de rodillas con el cuchillo ensangrentado mientras se explicaba de la mejor manera posible ante su comportamiento. –Debemos sacarla de la casa. No desearía tener el espíritu de esta zorra por aquí. –Le dije. Luego ve como hace el mismo procedimiento con el marido quien intenta de la misma forma defenderse como la esposa. Los ojos del hombre desorbitados tras recibir las apuñaladas de su agresor.

Te ayudare –Le dice Tate para arrastrar a la mujer por las escaleras hasta el piso de abajo. Se le había abierto el estomago esparciendo el contenido junto la sangre por las escaleras. –A Moira no le va gustar esto. Pero no hay otra opción –Consigue sacarlos afuera como podía, le da un puntapié  al cuerpo –No puedo salir de la casa. Debes hacer el trabajo tu solo a partí de aquí. –se limpia las manos en el jersey que se mancha de sangre de la victima que se convulsionaba en el suelo junto a su marido.



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Jue Oct 11, 2018 10:20 pm
Esa información era interesante, Tate lo dijo sin pensárselo demasiado pero para mi representaba un gran descubrimiento. Así que aquellos que morían aquí automáticamente se volvían fantasmas, tal como él. Eso era algo sobre lo que tendría que pensar detenidamente, considerar todas las posibilidades que ello ofrecía, pero no ahora, de momento tengo que llevar el pesado cuerpo del marido hasta abajo y luego sacarlo a la calle, toda su sangre ya me había empapado la el hombro y parte de la espalda, me sentía como bañado por gelatina caliente y pegajosa.- Tranquilo, es bastante con que me ayudaras este tramo.- le respondo jadeando por el esfuerzo, menos mal que estuve yendo a esas sesiones en el gimnasio, de lo contrario muy probablemente hubiera terminado muerto antes que cargar un cadáver.

Cuando finalmente llegamos a la puerta que daba a la acera suelto el cuerpo de golpe como si fuese un costal, necesitaba tomar aire, asi que doy un par de inhalaciones profundas con las que consigo normalizar la respiración, una mano apoyada sobre mi espalda, .- Espera. ¿Dónde está mi mascara?.- acababa de reparar en eso, de verdad me proponía arrastrar dos cadáveres a media calle con el rostro descubierto? ¡Pero seré gilipollas! ¡Mierda! Todos estos problemas me los podría ahorrar si no estuviese rodeado por un montón de insectos cobardes pedazos de porquería.- ¡Joder!.- al instante me echo a correr al interior de la casa, subiendo las escaleras y luego dirigiéndome a la habitación matrimonial donde encuentro mi mascara de payaso. Puta mierda. Cuando me encontrara de nuevo con mis hombres se enterarían que conmigo no se juega.

Luego de unos minutos estoy de regreso en el jardín donde me esperaba el joven Tate, tenían un rostro angelical sin duda, eso me ponía cachondo, más por saber que bajo esa imagen de niño encantador se escondía un pequeño monstruo que no se inmutaba ante un par de asesinatos.- No han muerto verdad? Las heridas en el estómago te matan muy lentamente.- Mi voz suena sofocada al estar llevando esta cosa de caucho.

Me inclino para tomar a ambos cadáveres por un brazo a cada uno, la puertilla de la calle ya estaba abierta así que los arrastro para sacarlos al fin, menos mal que aún eran altas horas de la noche y todos en ese vecindario parecían estar dormidos, eso me daba total tranquilidad para jalar a los cuerpos usando toda mi fuerza hasta que consigo alejarlos un par de metros; elijo una parte especialmente oscura de la carretera para dejar allí los dos moribundos; era muy débil, pero aun alcanzaba a escuchar sus respiraciones agonizantes.- Aquí estará bien.- cuando me encuentro satisfecho con la imagen que daban regreso al portal de la casa, aun podía ver a Tate aguardando por mí, seguro que lo habría impresionado por la ejecución magistral de mi plan.- ¿Qué te ha parecido?.- aun con lo distorsionada que sonaría mi voz se alcanza a percibir animada, en estado de éxtasis por toda la adrenalina liberada.

Ven hay que entrar de nuevo.- tomándole de la mano tiro de él hacia el interior de la casa, nada más he cerrado la puerta vuelvo a sacarme la estorbosa mascara, estaba bastante frenético aun así que para liberar un poco de todo lo que sentía vuelvo a sujetar el rostro del más joven y le estampo un pasional beso, hambriento, sediento de la sensación que su boca podía ofrecerme, su lengua al rosar con la mía y el embriagante gusto a su saliva.- Perdona de nuevo.- sonriéndole me aparto, un enorme bulto difícil de disimular en mis pantalones, pero yo era alguien bastante desinhibido así que poco me importaba, bien podría caminar por media calle con una prominente erección y no me importaría.- pero tenía que hacerlo, eres fascinante Tate, gracias por toda la ayuda que me has brindado.- Más lentamente tomo su mano y la llevo a mi boca para dejar un suave beso, luego de todo lo intenso que había sido hasta ahora ese era el primer gesto mesurado que tenía hacia el.- temo que ahora debería marchar, en unas horas a lo mucho descubrirán los cuerpos e inevitablemente policías llenaran la casa, no quisiera que me atraparan aquí, no sin cumplir mi sagrado propósito.

Con suma delicadeza acaricio su fino rostro, esos perfectos risos dorados que caían sobre su cara parecían hilos de oro.- aunque odio tener que irme tan pronto, mas cuando encontré a un alma a fin conmigo.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Vie Oct 12, 2018 11:33 pm
Murder House  | 2:00  / | 1/10

Se queda esperando a que Kai terminara de arrastrar el cuerpo de la víctima, afuera de la propiedad. Aparece Moira O'Hara quien había traído un cubo para ir a empezar a limpiar la sangre que había por el suelo. Se arrodilla quejándose de cómo lo había puesto todo, mientras limpiaba como podía el suelo que estaba cubierto de sangre. –Al fin, hay alguien que me entiende –La pelirroja fulmina con la mirada al joven tras su afirmación. Luego ve  como Anderson regresa a la casa subiendo por las escaleras.

Se le había olvidado la máscara de payaso que había dejado en la escena del crimen. Tras terminar de deshacerse de los cuerpos, se acerca a Tate, quien estaba afuera en el jardín porque no soportaba demasiado a Moira quien parecía siempre estar juzgándolo con la mirada, por lo que pasa en la casa.
–Al menos me has ahorrado el tener que ver esa pareja de infelices adúlteros en los alrededores de la casa.

Tate se queda observando detenidamente como Kai arrastraba los cuerpos para alejarlos afuera, así nadie sospecharía que habían muerto allí dentro. Esboza una sonrisa ante la pregunta del líder, quien parecía ahogarse con aquella mascara en su cabeza, en la que le costaba respirar.


–Me hubiera gustado poder salir para presenciar tu obra –
le responde. Luego lo acompañaba a dentro cuando este tira de su mano tras cerrar la puerta de la calle de un portazo.  Espera a que se quite la máscara de payaso mientras se retiraba el cabello de su rostro.

Se acerca hasta donde estaba Tate para sujetar su rostro entre sus manos besarle con intensidad en la boca. Se deja llevar por el beso abriendo su boca despacio rozando suavemente su lengua contra el de líder, que envolvía la suya mientras este cerraba los ojos y profundizaba en el beso.

El rubio le muerde el labio suavemente, cuando este se separa de forma brusca, y se disculpa por su comportamiento un tanto intenso de hace un momento. –Te has puesto duro –se echa a reír tras ver como Kai se le había abultado el pantalón. El joven asiente por todo las palabras de halago a él, tras ayudarle a arrastrar los cuerpos afuera, hasta donde podía permitirse. –Gracias a ti por acabar con esos hijos de puta. – Frunce el ceño ante el gesto que había tenido, tomándole la mano para besársela la palma. -¡Hey! ¿Te vas ya? – Moira se acerca hasta su presa. Sabe que Kai la vería como la joven, no como Tate la ve, una anciana arrugada con un traje de doncella demasiado corto que hace atrever más de lo evidente. Ella pregunta a Tate quien era su amigo.

El rubio  fulmina con la mirada a la pelirroja que se distancia un poco, pero contonea sus caderas para que Kai pudiera apreciar sus nalgas bien definidas. Se muerde el labio al ver el bulto que presentaba el chico con el cabello pintado de azul. Luego se da la vuelta para hincarse de rodillas ponerse a limpiar moviendo las caderas de forma insinuante, para que Kai la mirara.

Tate tenía que aguantar la actitud de aquel espíritu, que no dejaba de limpiar la casa y engatusar a los hombres que le parecían hermosos,  para así satisfacer sus necesidades. Kai levanta su mano para acariciar el rostro de Tate. Este se estremecer por el tacto –Algo me dice de que nos volveremos a ver.

Se despide de Kai para luego dirigir una mirada a Moira quien había terminando de limpiarlo todo. Tate esboza una sonrisa de demente para subir las escaleras dirigirse al cuarto de baño, cerrando la puerta de un portazo. Desabrocha el botón de su bragueta bajándose la cremallera, y comienzo a masturbarse para intentar no pensar en aquellas escenas de muertes y matanzas, que empezaba a torturarlo. Pero algo empezaba a hacer desaparecer aquellas imágenes sangrientas en su cabeza. Tate empieza a imaginarse a Kai  metiéndosela por detrás mientras ambos estaban en la cama matrimonio de la pareja que habían asesinado. –Ahh! –se viene en la mano que mira cubierta de semen, y se enjuaga las manos para luego secarse con la toalla.

Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Sáb Oct 13, 2018 9:02 am
Es normal, me pongo duro porque tengo pene y porque se siente de puta madre besarte en la boca.- nunca me había caracterizado por tener pelos en la lengua a la hora de hablar así que le hablo con total sinceridad y descaro. Mi atención, que hasta el momento estuvo colocada sobre Tate en todo momento se desvia a la muy sugerente y sexy zorra que de pronto hace acto de presencia.- ¡Waw! Valla amigo, parece que esa puta que ya debe estar por morir no era la única perra de la casa.- suelto un silbido de forma teatral, joder nisiquiera yo podia dejar de ver ese contorneado trasero que la muy golfa movia como si esperara que me acercara a poner un billete dentro de sus bragas. ¡Mierda! Si yo ya estaba caliente con esto mi creciente erección acabaría por romperme los pantalones.

Ah cierto! Ya debo marcharme, pero tranquilo camarada volveré antes de que te lo esperes.- debía mostrar mi autocontrol masculino, hacer ver que los hombres éramos superiores hasta en controlar nuestros impulsos sexuales.

Me despido de Tate al salir de la casa, mi mascara de payaso en una de las bolsas de mi traje, la noche estaba bastante silenciosa, aun no habían descubierto los cuerpos en medio de la carretera, pero no era de extrañar, bien podrían pasar horas hasta que un transeúnte despistado los encontrara, y de ser así faltaba todavía más para que la policía llegase.

Al diablo.

Tarde más en salir que en decidirme a volver a entrar a la casa, esperaba encontrarme a Tate allí pero no fue así, no había señas de su persona, habría pensado que todo fue una alucinación si no fuera porque la misma sirvienta sexy vuelve a aparecer y se aproxima a mí, moviendo entre sus manos un felpudo que luego pasa por su rostro contorneándolo. Era una puta guarra de eso no cabía la menor duda.- Solo quiero ver a Tate de nuevo.- se me aproxima contoneándose como siempre, sus labios rojos me provocaban ganas de meterle allí mi polla o bien ponerlos aún más hinchados con una buena paliza.- Aléjate mujer, mejor regresa a la cocina.- me aparto con brusquedad antes de que pudiese tocarme, no quería que siquiera pusiera sus inmundas manos de harpía sobre mí, antes de que tratara algo más me apresuro a subir las escaleras. Debia reconocerle a la zorra que era buena limpiando, no quedaba ni una seña del rastro de sangre de antes.

¡Tate!.- le llamo en voz alta pero la casa era tan grande que difícilmente me escucharía. Genial, el tiempo apremiaba y me pasaban estas cosas, aunque fácil se solucionaría si recorría puerta por puerta. Por suerte eso no fue necesario, apenas entre a dos habitaciones cuando me topé con el baño, no necesite abrir esa para darme cuenta que alguien estaba allí adentro, y por los ruidos que alcanzaba a escuchar podía imaginar con facilidad lo que estaría haciendo.- pequeño guarro.- sonrió con sorna, mi cabeza pegada contra la puerta; ahora sí, mi verga no podría ponerse más dura, a estas alturas ya comenzaba a doler.

No sabía que los fantasmas también podían soltar lefada.- abro la puerta luego de escuchar que eyaculo; para cuando me recargo en el umbral de la puerta aun tenia los pantalones abajo.- Si estabas tan urgido pudiste decirme, me gusta follar putas, pero jamás ignoro a un amigo que me necesite.- en dos pasos ya estaba frente a él, de nuevo vuelvo a sujetar su rostro para besarle, entrelazando nuestras lenguas, reparto mordiscos por sus labios al tiempo que comienzo a empujar mi cuerpo contra el suyo para generar más fricción, provocando que mi enorme bulto se presionara contra el suyo ya flácido.- dime Tate, lo has hecho con algún hombre?.- si acababa de correrse estaría demasiado sensible, y pensaba aprovecharme de eso, de modo que meto una mano entre sus calzoncillos, con destreza sujeto su miembro el cual acaricio muy suavemente, descendiendo a sus testículos que masajeo delicadamente.- es una lástima que te deslecharas antes de tiempo, me habría gustado beber tu semilla.- paso mi lengua por toda su mejilla, con mi mano libre sujeto la suya, la llevo directo a mi prominente bulto donde hago que presione, el simple rose de sus finos dedos me provoca gemir ronco, temblar imperceptible a la par que cierro los ojos por unos segundos.- Si ya te has atendido a ti mismo deberías atenderme a mi, que me dices Tate, deseas hacerte uno conmigo?
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Sáb Oct 13, 2018 7:28 pm
Murder House  | 2:00  / | 1/10

Se termina de secarse  las manos cuando se encuentra con Kai en el lumbral de la puerta con una sonrisa. Bastante sorprendido al ver que los fantasmas también tenía sus necesidades, como cuando estaba vivo. –Los espíritus también tenemos necesidades. –Se separa del lavado para subirse los pantalones mirando al líder, quien parecía estar más que dispuesto a satisfacer las necesidades del otro, lo cual no le sorprendió lo más minino al rubio. –Te diré una cosa Kai. No soy gay. A mí también me encanta follarme coños. –Le confiesa, mientras el otro se acercaba para besar en los labios repartiendo mordiscos, empujar su abultada erección contra el joven que se echa a reír mientras se apartaba un poco  –Te la pongo dura. ¿Verdad? –Tate lo agarra del cuello con fuerza–Respondiendo a tu pregunta anterior. No, Kai. Nunca he follado con hombres. –El otro agarra la erección del menor para frotársela con insistencia con una mano.

Tate agarra del cuello a Kai mientras continuaba masturbando de forma constante – ¡Basta! –Lo embiste de nuevo mientras el otro deslizaba su lengua por el rostro del chico que cerraba los ojos, se autocontrolaba para no tener que matarlo en ese instante.

Aprieta los dientes con fuerza ejerciendo más presión en el cuello de kai. Lo suelta dejándose vencer por las sensaciones que le estaba preocupado. Sensaciones que lo confundía hasta el punto de desear que el otro le follara, para experimentar ese placer que tanto desconocía el.

De un impulso lo besó en la boca con fuerza se separa para deshacerse de la camiseta del otro para volver a besar de forma salvaje poco exhibida. Le agarra el rostro entre las manos lo embiste contra la pared del baño, mientras ambos luchaba de manera brusca a comerse la boca como dos animales sedientos de sexo. Jadean con sus bocas abiertas.

El rubio se separa para luego arrodillarse agarrando la erección del líder la cual comienza a mamar con ímpetu; para el aquello era algo nuevo. Jamás llegó a pensar que terminara cediendo a experimentar otras experiencias que parecían abrirle las puertas. Se come la polla del otro con tal intensidad que otro casi consigue venirse.

Se separa relamiéndose los labios mirándolo mientras el otro le acariciaba la barbilla suavemente con el pulgar –Tú eres el maestro, guíame entonces, gran líder. –Lame sus labios con una sonrisa de demente apoyando su cabeza sobre la de su amante, que respiraba pesadamente.


Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Dom Oct 14, 2018 11:32 pm
Mi polla no hacía más que endurecerse con los forcejeos de Tate, ni siquiera cuando me sujeta el cuello con fuerza consigue hacerme apartar. Estaba caliente. Puta mierda, estoy demasiado cachondo como hacer a un lado esta oportunidad de meter mi pija en el precioso culito de un fantasma, además a cada segundo que pasa, y conforme los intentos de protesta del rubio disminuyen mis deseos aumentan.- No quieres matarme Tate, tu añoras por sentir mi verga dentro de tu ojete.- sonriendo como demente sujeto su rostro, una de mis manos ya impregnada con el olor de sus propios genitales.- Porque te resistes tanto entonces? Déjate llevar.

Un gemido se me escapa ante la sorpresa de ser embestido contra la pared, por lo que dura un parpadeo pensé que tal vez si me iba a matar después de todo, pero no fue así, y mi sonrisa no podría ser más amplia ni encerrar más locura que cuando le miro arrodillarse, abrir mis pantalones y comenzar a mamar de mi polla con bastante resolución. Gruño ronco arqueando la espalda, mis ojos cerrados y una mano sobre la cabeza rubia de quien sería mi nievo amante. Por la forma en que chupaba de mi tronco podía darme cuenta de que era su primera vez, pero el chico se estaba esforzando, succionando con fuerza hasta conseguir extraer bastante preseminal.

Como tu maestro.- Mi voz suena gutural luego de todos los jadeos que solté aunado a la resequedad en mi garganta.- creo que te has ganado un aprobado.- tan pronto está a mi altura le empujo brusco, deseaba la revancha y no me quedaría sin ella.- Llego el momento de pasar a las ligas mayores.- sin andarme con más cuidados empiezo a arrancarle la ropa, tanto a él como a mí, si íbamos a entregarnos a los placeres de la lujuria entonces la tela estaba sobrando. Tan pronto quedamos desnudos dedico mi boca a besar y mordisquear sus tetillas, la piel de su pecho era tan blanca que al más ligero rose se enrojecía.

Luego de un momento en que solo me dedique a repartir caricias con mi boca le empujo para ambos entrar en la tina, una vez allí hago que se ponga de frente a la pared, con una mano en su cadera tiro un poco de esa zona, así alzar más el culo respingón.- es mejor limpiar bien esta zona antes de usarla.- no estaba seguro si me había entendido pero eso no importa, porque actuo antes de que el pudiera reaccionar. Me inclino dejando un beso sobre una de sus carnosas nalgas mientras que con las manos ya sujetaba el mando de la regadera el cual dirijo directo a su ojete.- shhh esto te gusta?.- mientras dirijo el constante chorro de agua aprovecho a mordisquear su cuello, luego pasar mi lengua por su oreja donde la meto un poco.- así es como hay que preparar a una zorrita antes de darle duro.- sonrió un tanto sádico al presionar más presionar más para que el agua le entrara, luego de unos segundos considero que es suficiente, por lo menos de ese paso.

Te encuentras bien? Ahora esto…- me embadurno bien mi mano derecha de jabón, estaba tan pegajosa que no me cuesta trabajo penetrarle dos dedos de golpe.- Oh Tate, sientes como abro tu esfínter?.- los muevo trazando círculos, abriéndolos dentro de él todo con el fin de aflojarle más. Espuma escurre por su perineo hasta los cojones bastante pesados, lucían gordos, cargados nuevamente de lefa.- separa más las piernas.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Mar Oct 16, 2018 8:24 pm
Murder House  | 2:24  / | 1/10

Se aparta relamiéndose los labios mientras se levantaba para esbozar una sonrisa mirando a Kai –Es la primera vez que me meto la polla de un hombre en la boca. –se acaricia los labios con un toque de inocencia mirándole. Se echa a reír ante lo que acababa de mencionarle el líder con respecto a tener un aprobado –No me jodas ¿Me estas autoevaluando? –Le empuja contra la pared. Tate se reí como si estuviera bajo los efectos de alguna droga. –Hazlo. Has que me olvide de esta porquería de mundo Kai –Le agarra la cabeza con ambas manos –Hazme tu perra –El líder comienza a arrancarle la ropa sin miramientos, sin ningún tipo de tacto mientras lo hacía. Echa atrás su cabeza enredando su cabello con una mano cuando su amante comenzó mordisquear suavemente sus tetillas, y este ronroneaba de placer por cada mordida a su carne.

Le da la vuelta cara a la pared, con una mano recorre su cadera, y su culo que levanta un poco más –Creí que te daba morbo follarte a alguien cubierto de sangre –Lleve los dedos del otro a su boca se los chupa para excitar al otro recorriendo despacio sus carnosos labios, para luego besarle con intensidad en la boca. Ambos gruñidos excitados con las bocas abiertas. Tate empuja su culo contra la dureza de su amante, la cual puede sentirla dura, caliente, mojada totalmente erecta apuntando a su orificio.

Se separa coloca sus manos sobre los azulejos del baño. Entre tanto el otro abre sus paredes, y dirigí un chorro de agua a su interior –Esto es jodidamente la mejor experiencia que he tenido en esta puta vida. –se queja un poco gimiendo como lo haría una mujer, porque sabía que tal vez eso a Kai le haría encenderse más, para incitarlo a que siguiera haciéndolo –Le haces todo esto a las tías. ¿Se han corrido mientras se lo haces? –pregunta bastante interesando. Gimiendo en voz alta con la intención de que el otro actuara, se la metiera de una buena vez, porque lo deseaba. –Imagino que las haces correrse de gusto –Arquea su espalda por cada chorro a presión a su ojete que estaba bastante abierto -¡Joder, si! –siente sus dedos dentro de la abertura de su entrada separando su esfínter que se van abriendo, conforme más ejercía presión dentro. –Ah!!, si, lo siento. Joder, más –Separa sus piernas se agarra la polla para bombearla con su mano. Entra tanto Kai no dejaba de estimula su próstata de regalarle más placer.

Todo su cuerpo temblaba por los espasmos que recorría el cuerpo del rubio, quien da un golpe con la mano abierta en la pared. – ¡Mierda! ya métemela. –Cerrando los ojos se imagina aquellos rostros de los alumnos Westfield reventados cubiertos de sangre, con los ojos desorbitados. Intenta concentrarse en algo mejor –Espera. –Se aparta para besar al otro con intensidad en la boca, mientras le agarraba la polla con una mano, y lo masturbaba.

Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Jue Oct 18, 2018 9:47 am
Estaba resistiendo bastante bien, manteniéndome estoico y aguantando las ganas de echar todo a la mierda y comenzar a follarme ese culo lampiño y respingón como si no hubiera un mañana, como tenía ganas de hacer eso, de meter mi verga en ese agujerito que sin duda estaría mucho más apretado que el de la última zorra que me folle, incluso más que el de ese inútil oficial de policía, marica de closet. Como quería ensartarme hasta que los jodidos cojones me quedaran embarrados de su mierda de tan profundo que se la metiese, pero no, aun no. Mantenerse firme en los juegos previos, mostrar que era capaz de mantener dominado mi paquete era la prueba definitiva para ser un verdadero hombre, y por los putos Estados Unidos de América que yo era un jodido hombre.

Gimes igual que una perra.- Dejo aparte el mango del agua, a estas alturas ya no quedaban rastros de suciedad alguna, ni siquiera de jabón dentro de sus paredes con toda el agua que le estuve echando.- Estas ansioso por ser follado.- sacando mis dedos de su ojete me echo sobre el, mi pecho totalmente pegado a su espalda hasta el punto de hacerme sentir que nuestras pieles podrían fundirse.- Solo contigo he hecho esto.-  mordisqueo con suavidad su oreja, mis manos con las que ahora rodeaba su estrecha cintura descienden un poco más hasta alcanzar a sujetar por la base su polla y masturbarle un poco.- te gusta este lugar para follar? Pensé que tal vez te iría mejor en la cama del matrimonio, ahora que están muertos no creo que le den buen uso.

No entiendo del todo el repentino cambio en la actitud del fantasma quien de pronto se gira buscando mi boca, podía notar por su expresión que algo pasaba pero dudo que me lo fuese a revelar, como sea, mientras continuara moviendo esa mano sobre mi verga poco me importaba.- Ven. Vamos.- de improvisto lo tomo en brazos para poder salir del cuarto de baño e ingresar a la habitación que antes compartían los dueños de esta casa, de inmediato echo a Tate boca arriba, separando un poco sus piernas de tal modo que me resulta fácil echarme sobre el sin dejar de repartir besos húmedos por todo su rostro.- eres mi pequeña putita.- de nueva cuenta le vuelvo a besar, esta vez mucho más salvaje, una lucha en toda regla de lenguas y dientes, saliva que chorrea manchando nuestras mandíbulas.- pero si te portas bien yo igual lo hare.- teniendo sus largas piernas sobre mi pelvis y la verga justo sobre su abertura no necesito más que un rápido y certero empujón de cadera para finalmente penetrarlo.


¡Ahhh mierda! ¡Joder!.- Estar dentro de él era enloquecedor, las paredes de su recto se sentían calientes, sofocantes, tragándose mi miembro hasta el fondo de sus intestinos donde choco contra su próstata. Durante unos segundos me quedo totalmente quieto, inmóvil solo disfrutando de lo apretado que estaba su culo virginal, luego comienzo a moverme con ímpetu, empujando duro y salvaje, en la habitación pronto resuenan los sonidos húmedos de nuestros genitales restregándose y el golpeteo de la cama contra la pared.- Vamos gime mas.- con fuerza me aferro a sus piernas para tomar mas impulso, de pronto mientras seguía embistiéndole puedo ver a dos hombres junto a la ventana observándonos.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Sáb Oct 20, 2018 12:09 am
Murder House  | 1:30 / | 1/10

Se echa sobre la cama de matrimonio empapando las sabanas en sudor mientras que el líder separa sus piernas, al mismo tiempo, que repartía besos por todo su rostro, de forma salvaje–Serás el primero en desvirgarme.

Uhm, de follarme el culo –
confiesa respondiendo al beso con la misma intensidad que su amante lo hacía. Abriendo bien la boca para luchar con la lengua del otro, jadeando, mientras este se separa para decirle que se portara bien.

Tate observa cómo  sube sus piernas a la altura de sus hombros, y se acomoda recostándose en la cama. Consiguiendo que el joven arqueara su espalda al sentir su enorme polla dentro de su culo de una sola embestida. Se aferra con fuerza a los brazos de Kai en cada movimiento de este, a tiempo que mantenía sus piernas separadas. – ¡Oh, joder! –con los dientes apretados echando hacía atrás la cabeza por cada empate profundo del líder, que no dejaba de bombear su culo con insistencia sin darle descansó.  

Aguantaba como podía el dolor seguido del placer que empezaba a experimentar en manos de aquel desconocido, quien le estaba arrebatado su inocencia. –Ohh! –Se esfuerza en seguir el ritmo al otro que con brusquedad no dejaba de empujarlo. El cabecero de la cama golpeaba en la pared. Los gruñidos, y el ruido que la cama provocaba, cuando ambos se dejaban arrastrar por la lujuria, en ese instante. Lo agarra del rostro con las dos manos, cuando ve que había dos fantasmas que le estaba vigilando. Se trataba de los anteriores vecinos gays que fueron asesinados por Tate.

Chad Warwick, se queda mirando la escena algo confundido –Que hijo de perra. Creí que no le gustaban los gays. Míralos. Lo que daría por volver a experimentarlo de nuevo.

Como les envidio ahora mismo –Patrick exhala un profundo suspiro ante el comentario de Chad –Si. Lo que daría por follarme a ese líder. Joder, que buena polla tiene el muy cabrón. –Warwick deseaba poder golpear a su novio pero prefirió ignorar aquel comentario. -¡Pues jodete! Hasta Halloween podrás meterla en caliente en algún otro culo. Ahora tendré que aguantarte eternamente. Dios, lo que daría por desaparecer de esta maldita casa y no verte la cara más. –Se larga para no tener que verlo. Patrick se queda observando cómo ambos lo hacía de forma salvaje.

Tate recorre con la lengua los labios de Kai, y le agarra con fuerza de las mejillas, al sentir como sus duras pelotas golpeaba sus nalgas.

Se separa agarrándose de los hombros, y lo  empuja hacia atrás en la cama, para cambiar de postura. Esta vez era él quien estaba encima de Kai continuando moviéndose con brusquedad. Chocando su pelvis contra el de líder con fuerza, y llevando las manos de este a su polla para que lo masturbara al mismo tiempo en que se empalaba su miembro más profundo.
   



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Mar Oct 23, 2018 9:51 am
Por unos instantes la presencia de esos dos hombres que se limitaban a observarnos me perturba un poco, aunque casi enseguida comprendí que solo se trataba de más fantasmas de la casa, además que por lo duro que se les miraba el paquete seguro estaban disfrutando del espectáculo. Bueno pues que siguieran así, porque su puta madre yo estaba disfrutando como nunca cogiéndome el culito apretado y respingón de un fantasma adolescente.

Sonrió de manera torcida cuando luego de un rato Tate decide que invirtamos las posiciones, ahora siendo el quien se pone sobre mi pelvis, sentado a horcajadas para al instante siguiente comenzar a subir y bajar sobre mi virilidad que lo tenía ensartado por el medio. Mis manos vuelan a sujetar su fina cintura de tal modo que puedo ayudarlo a mejorar el ritmo, hacer que nuestros movimientos se acompasen para obtener el máximo placer.- Ahhh sii! Ohh puta mierda aprieta más ese culo.- con fuerza me sujeto de sus carnosas nalgas, las aprieto y estrujo sin consideraciones. Joder que ninguna de las zorras que me había follado hasta ahora tenía ni de lejos un culo tan sabroso como este.

Luego de varios minutos en que disfrutamos de esa posición le empujo para que volvamos a cambiar. Más vale que no dijera que yo era un mal amante porque joder que no lo soy.- en cuatro mi perrita.- nada más se gira le doy una fuerte nalgada con lo que ese precioso culo se enójese, le golpeo un par de veces más, disfrutando del simple hecho de ver ese perfecto trasero rebotar ante mis cachetadas.- ¡Mierda que dura me la pones!.- tomo mi verga de la base y con ella doy leves golpecitos entre sus nalgas, luego me muevo simulando embestidas, mientras que con mis manos mantenía apretados los carnosos cachetes para que mi pene pudiera deslizarse entre ellos como si le estuviera follando.- esto te gusta? Eh, mi linda zorrita.- de un momento a otro me vuelvo a enterrar, a estas alturas ya estaba tan abierto que con total facilidad me deslizo dentro de esas calientes paredes, con mis manos tiro separando más sus nalgas dejando una vista perfecta de ese dilatado agujero que se tragaba con gran facilidad todos mis centímetros de carne.

Joder amigo ahh.- debo cerrar los ojos y morder mis labios hasta arrancar sangre para no correrme nada más con eso. Pero maldita sea estaba demasiado caliente, este chico me hacía arder en deseos de follarlo hasta que le salgan mis cojones por la garganta. Ni siquiera sabía sin aún seguían en la habitación esos fantasmas maricones observándonos y no me importaba, mi cabeza estaba totalmente embotada, idiotizado por el excitante sonido de nuestras pieles al chocar, el chapoteo de mis genitales contra su ojete y el golpetear de la cama contra la pared, el maldito colchón rechinaba tanto que no me impresionaría si se rompiera en cualquier momento.

De pronto y sin previo aviso me salgo de él, presenciar como su esfínter estaba tan dilatado que ni siquiera se cierra de inmediato me produce un cosquilleo en las pelotas. Pero de momento tenía algo más importante en la cabeza. Con una mano sujeto firme mi polla entre el canal de sus nalgas, por un instante cierro los ojos; luego una expresión de placer, satisfacción al descansar la vejiga. Mis orines calientes caen directo sobre su espalda, sonrió como desquiciado viendo el pequeño charquito que se forma en el hueco de su espalda mientras que todo el exceso chorrea a los costados. La cama quedaría hecha un desastre pero qué más da, luego me haría cargo.- Uff ya me estaba meando encima.- sacudo mi polla tiesa que suelta un par más de gotitas amarillas sobre sus carnosos montículos.- continuamos?.- para cuando lo digo ya estaba nuevamente ensartado, gimiendo y empujando como un jodido animal en busca de saciar mi hambre de sexo.
 
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Mar Oct 23, 2018 11:27 pm
Murder House  | 2:00 / | 1/10

Las manos del líder agarraban con firmeza la cintura del rubio el cual no dejaba de moverse con ímpetu.  –Ahh! –sus genitales chocaban constantemente como sus cuerpos empapados en sudor que escurrían por sus rostros totalmente colorados por el esfuerzo. Kai sujetaba las nalgas de Langdon, que continuaba moviéndose con bastante brusquedad en su interior.

Tras unos minutos volvieron a cambiar de posición. Quedando este a cuatro patas. Mientras el otro con una mano abierta le da un azote en el culo. –Te pone azotar  a las tías. –Se echó hacia adelante gozando de las nalgadas de Anderson. El cual continuaba golpeando con la mano abierta su nalga que deja enrojecida. Tate se echa a reír por la violencia del líder que continuaba haciéndolo repetidas veces. –Sí, joder castígame. He sido un nene muy malo. –le grita  excitado por cada nalgada que el otro le proporcionaba. Luego se limita a hacerle esperar mientras se masturbaba con los cachetes del rubio, el cual empezaba a impacientarse un poco. –Quiero sentirte. Si, maldita sea. Haz que me olvide de estas putas visiones. –le vuelve en embestir de una sola vez metiéndosela de golpe.

Comienza el constante bombeo haciendo retozar de placer a Tate quien abría la boca dejando escapar gemidos placenteros de su garganta. Convulsiona por el placer viniéndose entre las sabanas, si dejar de moverse como podía para complacer a su amante. Kai en un momento la saca para vaciar su vejiga sobre la espalda del joven quien no se inmuta porque estaba más entregado, al placer, y a la   depravación de aquella mentalidad del otro que no tenía limites.

Puede sentir la orina escurriendo por su espalda. –Yo me he venido –le confiesa jadeando. Se  deja hacer para que el otro llegara, alargando su mano para acariciar los testículos y  estimular a Kai con la finalidad de hacerle venir, el cual empezaba a sentirlo también como este tenía las bolas llenas. Tira con fuerza con una mano la sabana que arranca de la cama. Se deja caer encima de las sabanas jadeando luego se da la vuelta para agarrar a su amante del rostro, y plantar un beso en la boca. –Me hiciste olvidar esas imágenes. –Se acuesta boca arriba en la cama mirando a Kai a los ojos, y apoya la cabeza sobre la almohada.


   



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Jue Oct 25, 2018 6:46 am
Me bastan solo un par de embestidas más para finalmente alcanzar el ansiado orgasmo, mi cuerpo convulsiona con violencia, doy un par más de violentas estocadas, desesperadas por disfrutar hasta el último segundo cuando los espasmos son tan violentos que termino por doblarme sobre su espalda, gimoteando casi en un sollozo al sentir salir de mi verga chorros espesos de mecos mezclados con restos de orina que no había sacado antes. Menuda follada me acaba de echar, por mucho superaba a las veces que me encule a ese jodido detective marica.

Caigo pesadamente sobre el colchón mojada, la respiración totalmente agitada y el corazón bombeando a más no poder.- Joder… si más personas follaran de esta manera el mundo tendría menos putos amargados.- aun no conseguía recuperar del todo el aliento pero giro el rostro para poder mirar mejor a mi amante, ese hermoso adolescente rubio que lamentablemente estaba muerto, como desearía que no fuera así, o que pudiese de alguna manera renacer para tenerlo siempre a mi lado, no era nada fácil encontrar a alguien como él.- Entonces creo que como primer experiencia gay hice un buen trabajo.- le digo formando sonrisa.

A estas alturas ya debería estar muy lejos de esta casa, era un milagro que aun nadie hubiese encontrado los cuerpos a media calle, pero yo estaba demasiado cómodo retozando luego del mejor sexo del año como para planear moverme en las próximas horas.- Ven aquí.- me enderezo lo suficiente para conseguir reacomodarme en la cama en una posición más cómoda, y al mismo tiempo atraer a Tate de tal modo que puedo recostarlo sobre mi pecho, de forma protectora le rodeo con mis brazos mientras que mi barbilla descansa sobre sus finos risos dorados.

¿Crees en el destino? O tal vez ¿en algún poder supremo? Yo sí, pero igual pienso que es una puta mierda que no podamos estar juntos todo el tiempo a partir de ahora.- con absoluta devoción presiono mis labios sobre su cabeza, disfrutando de inspirar su aroma, esa esencia que solo le pertenecía a él.- Estoy jodido…- suspiro con pesar, luego de forma dramática hundo mi cabeza en la almohada con la vista fija en el techo.- bastante jodido, me he enamorado de un fantasma… ojala nos hubiéramos conocido antes, seguro que tu si me hubieras entendido, tu serias mucho mejor que la mierda que tengo por familia, mi hermana es una zorra, y mi hermano un jodido egoísta, demasiado preocupado por su imagen como para darse cuenta de que su hermano menor agoniza en esta sociedad de mierda.- me interrumpo cuando me doy cuenta que unas lágrimas escurrían por mis mejillas las cuales rápido limpio, restregando compulsivamente un puño contra mi piel.- tu eres mucho mejor que todos ellos.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Vie Oct 26, 2018 5:21 pm
Murder House  | 2:10 / | 1/10

Tate descansa su mano sobre la mejilla apoyando el codo en la almohada –Apuesto que serías un gran líder si llegaras a cambiar el mundo. Le toma de la mano para entrelazar sus dedos. –Ojala te hubiera conocido antes de mi muerte. – Recuesta su cabeza sobre el pecho de Kai, mientras distraído le acariciaba prestando atención a lo que preguntaba el líder con respecto al destino, y a un poder supremo. -¿Te refieres a toda esa mierda religiosa? –

Pregunta algo confundido ante las palabras del otro. –En Halloween –le confiesa para separarse un poco mirándolo a los ojos. –Es el único día en que puedo salir de esta maldita casa. Todos los fantasmas salimos de aquí en el día de Halloween.  –esboza una sonrisa.

Apoya de nuevo su cabeza sobre el regazó del otro con los ojos cerrados –Cuando el mundo se me venía encima apenas podía respirar acudía a mi rincón favorito. Solía ir a la playa, es el único lugar donde me siento más seguro, que en esta casa. –Le explicaba rememorando aquellos momentos con nostalgia –Miraba el océano y pensaba; “Oye perdedor la preparatorio es una pérdida de tiempo” –se echa a reír recordando aquello –En realidad lo era. Muchos de mis ídolos fueron expulsados de la preparatoria. Y yo…-  se queda pensativo–Yo la detestaba. Así que siempre que podía lo mandaba todo al cuerno y me iba a la playa, para observar el océano… esa vasta inmensidad sin límites. –

Se separa para sentarse en la orilla de la cama para romper a llorar amargamente, para sacar todo ese sentimiento de frustración, por sentirse atrapado en ese lugar eternamente. –Lo sé. Sé que es una putada –se seca las lagrimas mirando a Kai. Quien le confiesa que estaba enamorado -¿Me quieres? –Tate se acerca para abrazarlo llorar encima de su hombro –No me dejes Kai. Por favor, no me dejes –gimotea para luego secarse las lagrimas bastante avergonzado de mostrarse de esa manera. Él era un chico sensible que a pesar de todo lo que había acontecido en aquella casa. Todo ese mal que sacaba todo lo malo de Langdon a la superficie para aprovecharse de esa oscuridad e incitarle hacer cosas estrictamente inmoral, en el fondo,  era un joven adolescente que necesitaba cariño y compresión de otra persona. Apoya la cabeza sobre el hombro del otro gimoteando aferrándose con fuerza.



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Miér Oct 31, 2018 4:51 am
Ey ey calma, tranquilo no es para que llores.- la situación paso de ser la más jodidamente caliente de mi puta existencia a un maldito mar de lágrimas, mierda que está bien que puede que yo hubiera empezado, porque sí que tenía demasiada porquería guardada por dentro, pero que ahora también mi reciente amante comenzara con lo mismo era demasiado, se supone que debería de consolarlo pero no estoy ni siquiera seguro de poder hacer eso cuando yo mismo muchas veces necesito de alguien que me sostenga y evita que me rompa como la jodida mierda que soy. ¡Maldita sea! No estoy para soportar estas cosas, mi cabeza no puede con todo esto, menos porque acabo de ser yo quien dio pie a que todo sucediera.- No voy a dejarte, puede que sea un hijo de puta, pero cuando alguien me importa, cuando amo a alguien entonces no me importa nada más, y ya he dicho que tú me gustas entonces no te dejare.- le jalo haciendo que se acueste sobre mi pecho.

Tal vez en otras circunstancias habría parecido una escena romántica, pero Tate era un fantasma adolescente y yo un desquiciado con grandes aspiraciones y sueños de dominio, además que ambos cuerpos estaban pegajosos por todos los fluidos expulsados durante el acto sexual.- No te dejare, pero espero que tú tampoco lo hagas. Ey! Ya se.- de improvisto me lo saco de encima, me enderezo de un salto y con algo más de cuidado tiro al rubio de las manos para que me siga hasta la pequeña mesita acomodada en la habitación, sí que tenían gustos extraños ese matrimonio.

Haremos una promesa. Un juramento sagrado.- formo un ademan a la hora de retirar un poco una silla y permitirle sentarse, luego yo tomo lugar en la otra, justo frente a él, una de mis manos sobre la mesa en posición parecida a las de los imbéciles que disfrutan jugar vencidas, solo que yo mantengo el meñique extendido.

Entrelaza tu dedo conmigo, cuando lo hagas, estaremos conectados, yo no podre mentirte ni tu a mí, si lo intentas, lo sabré.- espero pacientemente, mirándole expectante, ansioso por que obedeciera a mis indicaciones.- ahora, quiero saber que es, lo que más miedo te da, recuerda que no puedes mentirme.- mi mirada esta fija en sus ojos, tan parecidos a los míos, su rostro bien podría ser el de un ángel, un joven ángel que al igual que yo, quedó atrapado en esta mierda de sociedad.- el miedo es el sentimiento más primitivo, más básico y el punto clave para dominar, aquellos que viven atemorizados serán capaces de hacer cualquier cosa, de rebasar cualquier límite con tal de encontrar un poco de seguridad.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Miér Oct 31, 2018 1:45 pm
Murder House  | 2:51 / | 1/10

Se seca las lágrimas apartándose de Kai para bajar la mirada a sus manos –Lo siento. No sé que me ha pasado –En su cabeza rememora un instante un episodio de su vida anterior, cuando iba a la secundaria de Westfield, a la que odiaba, como a todos sus compañeros de clase.

En  dicho episodio se ve a el mismo cubriéndose  el rostro de pintura blanca para luego pintarse una calavera; Después paseaba por los pasillos ante la mirada confusa de los estudiantes que pasaban por su lado sin entender del todo el comportamiento del joven, que solo quería llamar la atención, o tal vez vivir en un mundo muy distinto al suyo.

Tate parpadea mirando al líder quien se definía así mismo como un hijo de puta. A pesar de todo, parecía sentir cierta admiración por el joven que tenía frente a él. Quien expresaba libremente su amor al rubio – Si amas alguien jamas deberías de hacerle daño, nunca. Yo no te de decepcionare Kai -  Se acuesta en el pecho del otro cerrando los ojos acariciándole la piel lentamente.

Esboza una sonrisa apartándose del líder que se sale de la cama para luego tomar a Tate del brazo obligarlo a acompañarlo hasta una mesa. -¿Una promesa? –Pregunta confundido el joven para sentarse en unas de las sillas, mientras Kai apoya el codo encima de la mesa, y levanta la mano para luego ofrecerle su meñique.

Tate le sigue el juego mirándolo fijamente a los ojos enganchando su meñique con el de líder que de la misma manera mantiene su mirada fija en el rubio.

Asiente a las palabras de Kai que empezaba hacerle preguntas a Langdon con referencia a sus mayores temores en la vida. Humedece sus labios se queda pensativo –Al rechazo –dice con sinceridad recordando a sus compañeros mofándose de él  señalándolo con el dedo al ver como su compañero interrumpió la clase ante la mirada confusa de la profesora que regañaba a Tate por aparecer de aquella forma, e intentaba silenciar a sus alumnos para que dejaran de reírse a carcajadas. –Ese es mi mayor miedo –Derrama unas lagrimas por sentirse débil en ese instante.

Al no recordar demasiado lo que pasó luego de aquellos episodios que constantemente le atormentaba en su subconsciente  –Sé que hice algo muy malo Kai. Pero por mucho que intente acordarme, no puedo hacerlo, solo recuerdo algunos episodios. –Intenta calmarse con la voz del líder, quien le explicaba que era para él  la palabra “Miedo” asiente soltando una lagrima que resbalaba por su mejilla.

Aprieta los dientes soltando toda esa frustración interior –El mundo es una porquería Kai. Vivimos en una sociedad de mierda en la que alberga tanto dolor, y sufrimiento…-Se le queda mirando e intenta recordar algo pero en ese momento, no podía, solo podía expresar la angustia que le carcomía por dentro.

–Por eso deben morir. Deben vivir en un mundo más limpio del vomito de nuestra sociedad, en la que no sufran, ni tenga que pensar, ni sentir, solo dejarse llevar. –Le explica a Kai deseando que el otro pudiera entender su forma de ver la vida.



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Sáb Nov 03, 2018 7:49 am
Escuchaba en solemne silencio las palabras del más joven; prácticamente embelesado al comprender cuales eran sus mayores miedos, y este en específico no me extrañaba en lo más mínimo, incluso diría que siendo apenas un adolescente era el más normal de todos.- La sociedad está podrida, apestas mientras se revuelca en su propia porquería.- mis ojos se mantienen fijos en él, en su expresión de dolor genuino como las pocas lagrimas que en un  momento escurren por sus mejillas.- entiendo que temas a ser rechazado pero debes saber, que ahora que te  conozco yo jamás te daré la espalda. Ahora tú y yo somos uno mismo, estamos unidos y así seguiremos, y yo jamás ignorare el sufrimiento de una persona importante para mí.

Asiento con la cabeza para enfatizar más mis palabras, luego permanezco un par de segundos más en silencio a la espera de que pudiese recomponerse un poco antes de formular la siguiente pregunta.

- Ahora quiero que me digas, primero, cual ha sido el momento donde experimentaste más dolor.- me echo un poco hacia adelante, esperaba su respuesta, que en lo poco que llevaba de conocer al rubio ya podía estar seguro de que no me mentiría. No, Tate no era esa clase de persona, o fantasma, no como esa puta zorra que debía soportar, la ramera desposada con el marica a la que tanto le aterraba ser desplazada. Pero que imbécil. Si te casas con un hombre gay debería saber desde el principio que con un coño jamás podría satisfacerle.

- Y segundo ¿Cuál ha sido el mayor placer que has experimentado?.- al instante recuerdo a la zorra de mi hermana menor, la respuesta que ella me dio a esas mismas preguntas, tampoco puedo sorprender que me sorprendiera, aun cuando mis padres estaban vivos todos sabíamos muy bien que ella era la puta de la familia. Una mueca casi imperceptible se plasma en mis facciones, este era un momento que requería seriedad, pero apenas soy capaz de contener la risa al imaginar que posiblemente la follada que nos acabábamos de montar habría sido el mayor placer de este fantasma.

Recuerda que debes ser honesto en tus respuestas, no tienes ningún motivo para avergonzarte.- por el rabillo del ojo alcanzo a percibir movimiento en la habitación, tal vez serian otros fantasmas, esa pareja de hombres que casi se habían pajeado mientras nosotros nos dábamos duro. Seguro que ardieron en envidia por contemplar la forma tan apasionada en que nos entregábamos nuestros cuerpos, la pasión del acto carnal que nos unió.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Sáb Nov 03, 2018 9:18 pm
Murder House  | 2:51 / | 1/10

Asiente ante las palabras del líder quien parecía comprender su punto de vista con respecto a la sociedad de hoy en día, y en lo que se había convertido hasta ahora. Se esfuerza en intentar aguantar las lágrimas manteniendo la mirada de Kai fijamente, para escuchar lo que tenía que decirle después de haberse sincerado con la respuesta anterior.

El líder parecía más que dispuesto a continuar a su lado, a pesar de que no conocía del todo el pasado de Tate, ni las victimas que cayeron en sus manos en aquel trágico acontecimiento 1994.

Sin poder evitarlo, el joven Langdon rememora aquellos horripilantes sucesos en su cabeza; en la que unas de sus víctimas, imploraba clemencia con las manos en alto queriendo buscar las palabras exactas para decirle algo, mientras él le apuntaba con su rifle en la cabeza.

Ese sonido, el sonido de un disparo seguido de toda aquella sangre derramada por el suelo.  El rubio se empieza a sentir abrumado por las preguntas que el líder le hacía. Pero hace un esfuerzo por intentar complacerle, y responder correctamente las preguntas que este con creciente interés no dejaba de hacerle. Traga el nudo en la garganta intentando no llorar manteniendo la compostura.
Se esfuerza, lo intenta, pero no puede.

Aquella pregunta le había hecho revivir su mayor dolor en la vida. El haber sido abandonado por su propio padre para tener que aguantar a la zorra de su madre, quien no se preocupaba de él una mierda, ni de sus hermanos menores –Cuando a los seis años mi padre me abandono para dejarme con la chupa pollas de mi madre. –Gimotea bajando la cabeza tras soltar todo ese sufrimiento que llevaba dentro desde los seis años en el que su padre decidió tomar una decisión que cambiara a Tate.

Pero de pronto ese dolor se convierte en ira, una, en la que Tate no tenia control sobre ella – ¡La odio! ¿Sabes que hacía? Se la chupaba al vecino constante. Mi padre lo descubrió y se largo para dejarme solo con una chupapollas ¿Te lo puedes creer? –le confiesa furioso tras revivir ese instante de su vida apretando con fuerza los dientes mientras las lagrimas se la saltaba.

Intenta calmarse un poco para no abrumar al líder quien le hace otra pregunta totalmente diferente a la anterior, porque no tenía nada que ver con el sufrimiento, si no con el placer. Esboza una sonrisa traviesa se echa hacía adelante mirando a Kai con morbo –Cuando me la metiste por detrás.
Ese fue el mayor placer que jamás he experimentado. De hecho, espero meterte mi polla en tu culo.  Para poder experimentar lo mismo que tú has experimentado. –
confesó llevando su mano libre a su polla y comenzar acariciársela. –No me avergüenza nada Kai. Ahora mismo me estoy tocando  y la tengo muy dura sabrosa ¿Te gustaría probarla? Rozar con tu boca mis centímetros de carne latiendo ante el simple roce de tu lengua. –Se deja de tocar para mostrarle su mano mojada –Es evidente en que me has dejado totalmente empapado cubierto de tu esencia. ¿Vas hacerme más preguntas? –Aguarda a que el otro le siga preguntando a pesar de que Tate le había dejado claro que quería exactamente en ese momento, más que nada, deseaba experimentar el placer de penetrar al líder por su orificio apretado.



Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kai Anderson el Lun Nov 12, 2018 9:57 am
Parece ser que tu madre te provoco gran dolor, pero no puedes esperar otra cosa, las mujeres son todas unas zorras, solo sirven para follar y regresarlas a la cocina, supongo que tu padre fallo a la hora de domarla bien; para eso no hay mejor método que meterles los dedos bien dentro del coño y volverlas al lugar donde pertenecen.- estaba total y completamente convencido de que Tate podía entenderme, incluso compartir mi forma de pensar. El margen de error era inexistente porque ante mi estaba el primer hombre que verdaderamente podía considerar un igual, alguien que no me traicionara.- entiendo y lamento tu dolor, no te habría hecho recordarlo de no ser necesario.

Cuando llega el momento de que responda mi siguiente cuestión no consigo reprimir la satisfacción que se refleja en mi rostro. Oh si nene, hice un buen trabajo eso es seguro. Me permito pasar la punta de mi lengua por el labio superior en un gesto cargado de libido, lujuria que no fue saciada por completo en la copula anterior.- No me sorprende, siempre me aseguro de que mis amantes queden complacidos, además lo de nosotros dos fue diferente, fue especial, como una unión sagrada.- No me pasa inadvertido el momento en que el menor comienza a masturbarse. Con justa razón es que se tiene una imagen tan poco favorable de los adolescentes, si hasta este fantasma puede llegar a manifestar tal falta de respeto ante un ritual en el cual la seriedad es lo  primordial.

De modo que esos son tus deseos, ansias saciar tu creciente apetito carnal, y para ello aspirar a perforar mi agujero.- finalmente aparto mi mano, rompiendo de esta manera el vínculo que manteníamos; al instante me pongo en pie, tomo su mano de la cual tiro forzándole a que igual se levantara.- pues yo digo que un niño desobediente no merece semejante premio, lo que realmente se debe hacer es darle un buen castigo.- le empujo con bastante fuerza para echarlo sobre la cama, mi actuar resulta notablemente más brusco de lo que había sido hasta ahora, avanzo en dos zancadas hasta posicionarme junto al colchón, una vez allí tiro de las piernas de Tate forzándolo a que quedara acostado boca abajo, en la posición perfecta desde la cual puedo dejar caer una fuerte cachetada directo en su culo.- ya lo sabes, si te portas mal no me queda de otra que darte una lección.- le doy varios azotes más, goleo intermitentemente cada una de sus nalgas que pronto adquieren el color de las manzanas maduras.

No los estaba contando pero debieron ser unas 15 nalgadas antes de que parara de momento, a estas alturas podía sentir la piel caliente, seguro que quedo tan sensible que el más mínimo rose le haría pegar un respingo.- espero que a partir de ahora seas un pequeño bueno.- con mucha más suavidad me dedico a acariciar su culito, con una mano tiro suavemente de una de sus nalgas para abrirme espacio, así poder restregar los dedos de la otra por su raja que siento húmeda ante mi toque, debía ser por todos los fluidos derramados hace un rato. Al presionar un poco más sobre su ojete este se contrae provocando que unos chorritos de mi semen escurran fuera de él.- tu culo es igual que un coño.- declaro junto  con una fuerte carcajada.- y creo que te deje bien preñado.- con mis  dedos esparzo la lefa por las rugosidades de su ano, me inclino a dejar un buen escupitajo que dejo escurrir por todo su canal antes de yo mismo volver a recogerlo con la lengua cuando  ya había llegado a la base de sus cojones.- estate tranquilo.- hablo contra una de sus nalgas irritadas en la que me entretengo a mordisquear.- si eres un niño bueno te dejare que me folles.
Mensajes : 27

Fecha de inscripción : 03/10/2018

Ver perfil de usuario
avatar
Humanos

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tate Langdon el Lun Nov 12, 2018 8:52 pm
Murder House  | 2:52 / | 1/10



¿Unión sagrada? Vamos tío, no me vengas con tonterías religiosas. –
confesó el rubio tras mencionar aquella palabra el líder que le había dejado un poco fuera de lugar al joven. –Lo que hicimos fue follar. Compartir semen con semen. Eso no tiene nada de sangrado. –Le aclaró mirando como el otro de pronto cambia de expresión,  agarrándole del brazo tirando de este para levantarlo de su asiento  -¿Qué vas hacer? ¿Castigarme? – Esté tira con fuerza para obligarlo a acompañarlo a la cama, para luego bruscamente tumbarlo encima de la cama boca abajo. – ¡Ah! vas a follarme de nuevo. Hacerme tu puta. Pronto el líder levanta su mano para golpear con fuerza la nalga del menor, quien no esperaba aquello por su parte después de haberle molesto su actitud decorosa.

Kai continuaba azotando las nalgas de Tate con bastante agresividad demostrando así su autoridad. Este se echa a reír disfrutando de la agresividad del otro, quien parecía querer demostrarle que el juego de antes de los meñiques era algo que tomaba demasiado en serio, y que no se trataba de una broma como pensaba Langdon.

-¿Has terminando? Jamás me han dado una nalgada. Pero ha sido divertido –se encoje de hombros con indiferencia ante el dolor que había experimentando con los azotes del otro que le había infligido –Te contaré algo Kai. Esto no es nada comparado con el dolor que he experimentado en esta maldita casa. Créeme lo que te digo. – Aguarda un momento de silenció para luego sentir la mano del mayor sobre su piel irritada –Si vuelvo a ser un cabrón ¿Me has azotar por mi insolencia? –

Sabía cómo dirigir la conversación. Kai se echa a reír como un demente comparando el culo de su amante por el coño de una mujer. Eso molestó un poco a Tate porque odiaba las comparaciones de ese índole  –No creo…los coños lubrican muchísimo. ¿Cuántos coños te has follado en tu vida? ¿20, 30? –Apenas puede continuar la conversación cuando el otro le magreaba los cojones, apretándolos suavemente para incitarle a jugar a su juego seductor -Ah!, mierda –Luego Tate  agarra del cuello a Kai con fuerza se queda mirándolo fijamente. –Puedo ver la oscuridad de tu alma Kai. En fondo de dicha oscuridad veo un resquicio de luz que intenta penetrar, sacando a flote esa vulnerabilidad que intentas ocultar bajo un monto de capas.  – Se sienta a su lado para toma su mano despacio –Yo siento ese vulnerabilidad. Puedo sentirla a través de tus dedos cuando  nos tocamos el uno al otro. Nos fundimos en cierta manera nos recargamos como si fuéramos pilas – Le besa suavemente la frente deslizando su mano por su cabello enredando sus dedos entre esos rizos. –Perdóname. Antes me comporte como un idiota. Entiendo perfectamente que el juego del meñique significa mucho más para ti de lo que pensaba.  –Apoya su barbilla sobre su cabeza cerrando los ojos abrazando al líder suavemente para que pudiera desahogarse sacar todo ese dolor que sentía pero no era capaz de expulsarlo –Hazlo Kai. Mejor afuera que dentro. Expulsa todo ese dolor. – le acaricia el cabello para incitarle a que lo hiciera.




Con Kai Anderson
Mensajes : 22

Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario
avatar
Fantasma

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.